Recomendar a Dilbert a estas alturas de la vida creo que es un ejercicio de irrelevancia, pero por si acaso alguien aún no lo conoce que no se diga que no lo intento.