Todo lo bueno se acaba, y lo mismo ha pasado con los ejemplares de 404, el recopilatorio antiguo de hace unos años que tenía rondando por mis cajas de cómics para vender.

Puede que encuentre más en un futuro, o puede que no. En cualquier caso, siguen existiendo HTZ Vol. I en la dicharachera tienda para vuestra alegría y alboroto.

Saluden también a Jorge, que fue el intrépido lector que se llevó el último 404:

Jorge